Estilos de liderazgo en el quirófano

Quino (1) Jorge Sánchez-Lander*

 

 …el secreto de ese rudo pero excelente carácter de Hillary radique en el hecho de que es un individualista incurable, tan seguro de sí mismo que puede permitirse el lujo de estar seguro de los demás.

Sobre Sir Edmund Hillary, Desmond Doig, Expedición al Himalaya, 1967.

English version: Leadership in surgery

El estudio de la importancia de los estilos de liderazgo en política y en el mundo empresarial es un hecho que se ha consolidado especialmente desde la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, si bien se ha reconocido desde hace varias décadas la importancia de las formas de liderazgo en cirugía, es un aspecto aún poco estudiado.

El paradigma dominante actual en el estudio de los tipos de liderazgo, está basado en la concepción de un espectro entre el estilo transaccional y el transformacional.  En un extremo está el liderazgo transaccional, caracterizado por una visión centrada en la tarea, desarrollándose en un ámbito de acuerdo o negociación, es decir, conseguir realizar esta tarea mediante la asignación muy especificada del rol de cada miembro del equipo y de la recompensa tras el logro. Ha sido el estilo predominante por muchos años.

En el otro extremo de ese espectro está el liderazgo transformacional, en el cual el líder se centra no solo en la tarea sino en transformar de forma positiva a su equipo, es decir, un esquema centrado en las personas. Esta percepción parte de cultivar la idea de una misión colectiva, que estimula intelectualmente a sus compañeros de equipo, por ejemplo mediante la solicitud de diferentes puntos de vista, y generando un entorno estimulante, inspirador y de respeto. El liderazgo transformacional se alinea no solo para lograr el objetivo o cubrir las necesidades de un equipo en cuanto a crecimiento y desarrollo de destrezas, sino crea el ambiente propicio para un desempeño más eficaz y  eficiente.

En diciembre de 2015, Hu YY y cols, publican en el Journal of American College of Surgeons un artículo  titulado  Surgeons’ Leadership Style and Team Behavior in the Operating Room. Este grupo de investigadores asume la tarea de medir el impacto que el estilo de liderazgo, dentro de la sala de operaciones, tiene en el desempeño del equipo quirúrgico y en la prevención de incidentes intraoperatorios. Mediante el uso del Multifactor Leadership Questionaire, un instrumento ampliamente validado para la medición de las características de tipo transaccional o transformacional del liderazgo, el cual se aplicó paralelamente con la participación de un especialista en psicología organizacional. Así mismo, se realizaron mediciones del comportamiento del cirujano principal como líder de equipo mediante el Surgical Leadership Inventory, que incluye la evaluación de tres aspectos transaccionales: manejo de recursos, toma de decisiones y apego a la conducta estándar. De igual forma se evaluaron cinco características del liderazgo transformacional como son destrezas en comunicación, hacer frente a la presión, orientación, entrenamiento y apoyo al equipo.

Adicionalmente se midió la Respuesta del Equipo (Team response) que evaluó tres aspectos:

  1. Voz: la capacidad de comunicar de forma constructiva una orden que se traduzca en la mejoría de una situación dada.
  2. Cooperación: la capacidad de propiciar el trabajo en equipo.
  3. Flujo de información (Knowledge sharing): proceso mediante el cual se aporta y/o se colecta, mediante el intercambio de conocimiento tácito o explícito, la información que genera un nuevo y mejor enfoque.

Mediante la filmación de cinco intervenciones de alta complejidad en cirugía general y oncológica, lideradas por cinco cirujanos diferentes se evaluaron todas las variables propuestas. Tras un análisis estadístico convencional basado en la correlación de los diferentes instrumentos mediante la prueba de Coeficiente de Pearson y la medición del valor de predicción de cada estilo de liderazgo relacionado con cada respuesta de equipo, este grupo de investigadores llegó a la conclusión que un liderazgo transformacional dentro de la sala de operaciones se relaciona estadísticamente con una mejor respuesta de equipo y con una mejoría evidente en los aspectos de eficiencia del procedimiento quirúrgico y de la seguridad del paciente. La evaluación de las características  de liderazgo transaccional entre los cinco cirujanos fue muy similar. Por el contrario se evidenció una variación interesante en cuanto al enfoque transformacional, caracterizado por una mejor transferencia de información (tres veces mayor por cada punto adicional en la escala) y una mejor respuesta al comando de voz durante la intervención (5,4 veces mayor por cada incremento de un punto en la escala).

En la breve y elocuente discusión de este artículo se realiza un recuento histórico de cómo se percibe el tema del liderazgo dentro de los programas de formación de las especialidades quirúrgicas. Es un consenso general que se trata un aspecto vital, sin embargo aún poco estudiado. Como bien expresan los autores, hoy en día conocer cuáles destrezas son consideradas signos de un buen o mal estilo de liderazgo dentro de una sala de operaciones está basada en elementos puramente teóricos. No obstante hay aspectos en el ejercicio de la cirugía que son evidentes y que nunca pasan desapercibidos. La forma como el cirujano principal o en el caso de los programas de entrenamiento, el docente, le da la tonalidad a sala de operaciones es casi como quien afina un instrumento musical antes de un concierto. Si bien este es un aspecto que no depende exclusivamente del cirujano principal, éste tiene el desafío de convertirse en el promotor de un entorno optimista y edificante. Todos hemos sido testigos y/o protagonistas del enrarecimiento del ambiente por la falta de material, por la falla de un equipo o por motivos tan fútiles como la posición de una lámpara. Esta atmósfera tóxica deriva, en no pocas ocasiones, en conductas que solo servirán para dejar claro la sensación de inseguridad del cirujano y de falta de cohesión como equipo.

Una intervención quirúrgica es un concierto en el cual debe practicarse un procedimiento  ceñido a la técnica y estándares actuales, tal y como se tratara de seguir fielmente una partitura. Cada miembro del equipo tiene un rol prestablecido en la realización de esa tarea. Por su parte el cirujano principal, como si se tratara del director de orquesta, no solo es el encargado de llevar a cabo la intervención sino es el responsable de crear dentro de la sala el tono emocional e intelectual adecuado que permita que la cirugía fluya sublimemente de forma eficaz, eficiente y segura para el paciente.

* Instituto de Oncología Luis Razetti y Clínica Santa Sofía, Caracas, Venezuela.

Referencias:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s