Sesenta años, una sola meta

Bc7PsgoCYAAJrqjJorge Sánchez-Lander*

English version: Sixty years, one goal

El XVI Congreso de la Sociedad Venezolana de Oncología (SVO), celebrado en Caracas entre los días 7 y 10 de octubre de 2014 demostró que su empeño en promover la visión interdisciplinaria es acogida por un gran número de personas. En esta oportunidad, la presencia de cerca de 900 inscritos, quizás el registro más numeroso en su haber, así lo demuestra. Correspondió  ser su Presidente Honorario merecidamente al Dr. Francisco Medina Echenagucia, maestro y amigo entrañable, uno de los protagonistas de la conformación de la Ginecología Oncológica en Venezuela. Su larga trayectoria y su visión compartida han permitido, durante su gestión como Jefe de Servicio, la creación de los cursos de especialización en Ginecología Oncológica en el Instituto de Oncología Luis Razetti en el año 2003 y en 2010 en el Hospital Oncológico Padre Machado (IVSS-SOH). Con estos dos cursos y con la posible conformación de uno en el Hospital Oncológico Miguel Pérez Carreño de Valencia, se podrán entrenar los especialistas necesarios en este campo para los próximos años.

La celebración de los 60 años de la SVO constituyó una excelente oportunidad de compartir y de generar el ámbito de discusión y consenso necesario para hacer prevalecer un enfoque interdisciplinario de la oncología, con magníficas sesiones en todas las áreas del conocimiento en la lucha contra el cáncer. En cuanto a la Sesión de Ginecología Oncológica, coordinada por el Dr. Marko Rezic y el Dr. Jorge Castillo Romero fue una de las más aplaudidas y concurridas, con tres invitados internacionales de altísimo nivel académico. El primero de ellos, el Dr. Peter Schwartz de la Universidad de Yale, una de las figuras de mayor experiencia en su campo, presentó dos excelentes conferencias en Cáncer Epitelial de Ovario. La primera de ellas sobre el uso de terapias biológicas en el cáncer de ovario y la segunda sobre los progresos en el tratamiento de cáncer de ovario avanzado. El Dr. Israel Zighelboim, ginecólogo oncólogo venezolano con una amplia formación y trayectoria, y quien actualmente ejerce en el St. Luke’s University Hospital en Pennsylvania, nos acompañó nuevamente cumpliendo una apretada agenda. Nos ofreció su experiencia en Cirugía Robótica en el tratamiento del cáncer de cuello uterino y cáncer de endometrio y una muy bien documentada conferencia sobre Cirugía de Reducción de Riesgo en cáncer ginecológico. En cuanto a la participación del Dr. Alfredo I. Urdaneta, radioterapeuta oncólogo venezolano, quien ejerce en el departamento de Radioterapia Oncológica de la Commowealth University en Richmond, Virginia (USA), nos mostró su experiencia en el tratamiento radiante del cáncer de cuello uterino localmente avanzado con una excelente conferencia.

Por su parte, los (as) invitados (as) nacionales con magníficas conferencias cumplieron un ambicioso e interesante programa. Su participación, conjuntamente con los invitados internacionales, en activas sesiones de discusión, resultaron en un altísimo nivel académico. Finalmente, se leyó, en representación de un comprometido equipo de más de cuarenta especialistas, el Resumen del Primer Consenso en Cáncer Epitelial de Ovario publicado en septiembre de 2014 en la Revista Venezolana de Oncología (1). Este trabajo, el primero realizado en cáncer de ovario en Venezuela, culmina uno de los muchos esfuerzos de la SVO y de las sociedades científicas que nos acompañaron, en promover los espacios de convergencia y permite, mediante la difusión libre de su documento final ejercer su principal misión: hacer las recomendaciones para optimizar el perfil de atención del paciente oncológico en Venezuela basado en la evidencia más sólida y actualizada.

La fructífera gestión de la Dra. Loretta Di Giampietro y su equipo se empeñó con mucha eficiencia en llevar a cabo la tarea de la SVO en medio de uno de los momentos más preocupantes de la medicina venezolana. Trazar los objetivos en prevención, diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades neoplásicas en medio de una inexcusable crisis económica dentro de la mayor bonanza petrolera de la Historia, pareciera una infértil y alucinada lucha contra espectrales molinos de vientos. Cuando una nación, tradicionalmente pacífica, cuenta con un costoso escuadrón de aviones cazabombarderos de última generación y  aun no se decide a aprobar el uso de la vacuna contra el VPH, definitivamente no va por buen camino. El cáncer de cuello uterino es la primera neoplasia prevenible por medio de una vacuna en la Historia y no existe ninguna razón para que no sea aprobada. Jactarse de tener un letal y moderno sistema misilístico y unas cuantas docenas de destructivos tanques de guerra, capaces de aplastar todo aquello que se le interponga, obedece a una visión anacrónica y extraviada de lo queremos y hacia dónde debemos dirigirnos como sociedad. Con una pequeña parte del multimillonario presupuesto en armamento, signo de una grosera opulencia militarista, podría sembrarse de manera sostenible a Venezuela, por ejemplo, de sistemas de cirugía mínimamente invasiva y de equipos modernos de radioterapia, en fin, apoyar nuestros centros de atención oncológica para evitar el marasmo en el cual se han ido sumergiendo. Cada vez que veamos volar uno de los relucientes y ruidosos aviones Sukhoi sobre nuestro cielo, pensemos en miles de dosis de vacunas, al menos cuarenta robots quirúrgicos y quizás cinco sistemas de radioterapia conformada que se alejan de nuestro horizonte y de nuestros pacientes. Ese avión después de devorar decenas de litros de combustible y pasar arrogantemente sobre nuestras cabezas se irá a descansar a su respectiva base. Mientras tanto la esperanza de tener un moderno y eficiente sistema de salud no sabremos a dónde habrá ido a parar.

Y como las cosas han cambiado en Venezuela, libero de toda responsabilidad a las personas y a las instituciones que he mencionado en este artículo con el único objeto de celebrar su esfuerzo. Por lo tanto asumo completamente la responsabilidad de lo escrito en este artículo y como dijo nuestro inolvidable Aquiles Nazoa en Declaración Sumarial, y a pagar las costas del Mar Mediterráneo.

*Servicio de Ginecología Oncológica, Instituto de Oncología Luis Razetti y Clínica Santa Sofía, Caracas, Venezuela.

Referencias:

  1. Primer Consenso Nacional de Cáncer Epitelial de Ovario diagnóstico y tratamiento. Sánchez-Lander J, Di Giampietro L, Medina F, Rodríguez JJ, Rezic M et al. Rev Venez Oncol 2014;26(3):235-292. Consenso Venezolano en Cáncer Epitelial de Ovario 2013
Anuncios

3 comentarios sobre “Sesenta años, una sola meta

  1. Excelente Jorge! Gracias al esfuerzo y perseverancia de profesionales de alta talla como tu y el gran equipo del Oncológico Luis Razetti es que nuestra medicina sigue a flote. Ojalá este comentario y recomendación toque a los entes gubernamentales responsables. Mientras tanto, seguiremos dando lo mejor a nuestros pacientes. Saludos!

  2. Don Jorge, me uno a sus comentarios, este desgobierno nos ha llevado a un atraso de la medicina a unos 10 años en niveles internacionales. Creo honradamente que a pesar de los esfuerzos de gente como tú, que persisten en luchar contra todas las adversidades (y que los felicito) , con gobiernos deficientes como éste, lamentablemente no ganaremos nada, por que además de ineficientes son gente por lo general y con algunas excepciones incultas y que no les interesa el país si no sus bolsillos. De todas maneras adelante y cuenten con mi humilde apoyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s