Twitter: cerrando la brecha entre la Medicina y las redes sociales

Jorge Sánchez Lander*

Tweet Dr.

“Escribimos para que nos lean”.

Willy McKey, poeta, bloguero y tuitero venezolano.

English version: Twitter: closing the gap

Entrar diariamente en Twitter, una de las redes sociales más difundidas del mundo, resulta una ingeniosa aproximación a las ancestrales reuniones alrededor de la hoguera tribal. Recientemente alguien me comentaba que acostumbraba sentarse a tuitear, los viernes alrededor de la nueve de la noche, con una cerveza, tal y como si se tratara de una reunión en un bar.  En esa  conversación digital, tenemos la oportunidad de expresar en sólo 140 caracteres el mensaje que necesitamos difundir, en un magnífico culto a lo “quickie”, a lo sustancial, a lo inmediato. Contamos además con el irresistible tiempo real y la maravillosa facilidad de adjuntarle imágenes, enlaces a nuestros contenidos y recientemente nos han ofrecido la posibilidad de adjuntarle un breve segmento de vídeo. Con Twitter nos convertimos en comunicadores sociales aficionados, con faltas de ortografía y de redacción, con la cada vez más criticada abreviación e interminables seguidillas de hashtags, con la angustiante tarea de ser el primero en decirlo, en fin, con la misma informalidad con la cual transcurre una ruidosa charla de sobremesa en cualquiera de nuestras casas, donde todos tenemos algo que decir y lo hacemos al mismo tiempo. Pero, Twitter requiere de cierta evolución que sólo nos lo da haber estado un tiempo en esta intrincada red.  Uno de esos aspectos es superar a los pequeños demonios de la vanidad que nos persiguen a todos, sin excepción. Dicen los grandes tuiteros que quien dice nunca haber sentido un profundo dolor por un unfollow o porque nadie retuiteó lo que se te acaba de ocurrir después de exprimir tus sesos al final de un día agitado, sencillamente miente. Como también miente quien dice no estar pendiente de cuantos seguidores tiene, del elegante avatar que acabamos de poner o de cómo atesorar la amable respuesta que hemos obtenido de alguien que consideramos muy querido y/o influyente, antes de que quede enterrada bajo  otros tuits.

Tan  importante en nuestro estilo de vida ha sido Twitter que revisamos el tráfico, observamos las tendencias en política, en nuestra profesión y podemos seguir de cerca a alguien que nos interesa, en cualquier momento y desde cualquier sitio. Es tan penetrante y eficaz que desde hace algún tiempo los médicos  hemos decidido tomar parte de esa conversación que Twitter estrenó como una nueva forma de difusión y nos hemos volcado a tomar, en cierta forma la Red por asalto. En un artículo reciente publicado en el New York Times sobre el libro Establishing, Managing, and Protecting Your Online Reputation: A Social Media Guide for Physicians and Medical Practices de Kevin Pho y Susan Gay, la articulista Pauline Chen escribía lo siguiente:

“Los médicos han perdido su voz, y por lo tanto su autoridad, porque han optado por ignorar, en lugar de abrazar la Internet, dicen los autores. Como resultado, ahora deben cargar con un trabajo mucho más difícil, el de disipar mitos y calmar los temores de los pacientes. Es una situación que podría haberse evitado si los médicos, como las celebridades, hubiesen tomado a YouTube, blogs y Twitter, con la información  basada en la evidencia y no en una banal charla de café”.

Con esta opinión, los médicos y otros profesionales, podemos intuir que  nos toca entrar en esa interacción global, que se desarrolla día tras día de forma perpetua, con el fin de dar nuestro aporte al mundo de las ideas, para  construir espacios de discusión, ayudar a crear una conciencia de prevención y diagnóstico precoz, para difundir una investigación y que sus beneficios de aplicabilidad clínica inmediata sean patrimonio de todos y no de unos pocos. Cuando leemos la opinión de alguien con experiencia en  su campo, se produce de forma inmediata una reacción en cadena en nuestra cabeza que puede fortalecer nuestros puntos de vista, modificarlos o bien estimularnos a nuevas búsquedas. Twitter, como toda herramienta, debe usarse con amplitud pero  bajo la premisa de que una opinión o un retuit desafortunado por parte de un experto podría ser incalculablemente contraproducente para muchos.

En cuanto al mundo  de la Medicina, debemos entender especialmente que Twitter no es un medio a través del cual podemos sustituir la figura de la consulta médica, acto   basado, no solo en la confianza de nuestro paciente, sino en el contacto directo, respetuoso y sobretodo confidencial. Twitter nos brinda a todos quienes ejercemos una profesión u oficio una libertad que debemos ejercer con inteligencia, generosidad y profesionalismo, una oportunidad de vencer la  vanidad de todo aquel que escribe, de informarnos e informar de forma muy entretenida, una herramienta que nos conecta y nos recuerda que somos parte de un gigantesco conglomerado multiforme que quiere manifestarse. Pero, eso  pasa necesariamente por evaluar antes el impacto que tendrá nuestro mensaje, cuan edificante puede resultar para quienes generosamente nos siguen y también tomar en cuenta y respetar  incondicionalmente el mensaje del otro.

*Instituto de Oncología Luis Razetti y Clínica Santa Sofía, Caracas, Venezuela.

Anuncios

, , , , , ,

  1. #1 por benjaminochoa el 2 de junio de 2013 - 9:27 AM

    La información medica en las redes sociales esta creciendo contundentemente y los pacientes se estan beneficiando de obtener información profesional oportuna, efectiva y accesible. Como profesionales de la medicina debemos hacernos de estos espacios en beneficio de los pacientes y creo que es algo que ya esta ocurriendo. Saludos.

  2. #3 por Romano masi el 4 de junio de 2013 - 9:21 PM

    Saludos Jorge. Brevemente te comento que a mi lado se entretenía mi hijo, bachiller de 17 anos, maestro insaciable de y por la tecnología y las redes sociales, mientras yo leía intervalo libre, y su comentario fue: me gusta como ese colega tuyo relaciona las tendencias actuales; es muy acertado. Considérate evaluado y certificado por quienes dominan y perpetúan la modernidad: la juventud biológica, nuestros hijos…

    • #4 por intervalolibre el 4 de junio de 2013 - 11:32 PM

      Romano, gracias por tu valioso apoyo y el de ese experto que tienes en casa, lo recibimos con mucho afecto. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: